Política y economía

 

Ponencias

Salomón Kalmanovitz. Las instituciones, la ley y el desarrollo económico.

Jorge Iván González. La politización del debate económico en la presente coyuntura.

 

Las instituciones, la ley y el desarrollo económico

Salomón Kalmanovitz

Salomón Kalmanovitz propone un análisis histórico que se remonta a nuestra herencia hispánica y a la configuración de nuestras primeras instituciones políticas para explicar la ausencia de ley y orden en la Colombia de hoy. Inspirado en economistas institucionales como D.C. North y R.H. Coase, parte del supuesto de que el mercado es algo más que el cruce de la oferta y la demanda y que el sistema legal e institucional, constituido a través de la historia, es el que garantiza el funcionamiento eficaz del mercado. De este modo, identifica en la historia colombiana profundas debilidades institucionales al conformarse simultáneamente un estado centralizado y autoritario de estirpe hispánica, una débil tradición parlamentaria, y una cultura de la picardía como forma de burlar la ley y legitimar la desobediencia. A ello se suma la ausencia de un sistema educativo generalizado de alta calidad y laico, capaz de formar cuadros públicos y privados, profesionales y técnicos. La alta impunidad y elevada rentabilidad del crimen en el país le debe bastante a esta configuración histórica, a la que se le suma la crisis que sufre la ética católica en los años cincuenta como reguladora de los comportamientos sociales y privados de los colombianos.

Inicio de la página

 

La politización del debate económico en la presente coyuntura

Jorge Iván González

Jorge Iván González se propone identificar los factores estructurales que arrastran la economía colombiana desde hace varios años. De acuerdo con su perspectiva, la politización del debate económico ha obstaculizado el análisis académico y objetivo de la realidad económica actual, caracterizada por una grave crisis desindustrializante y recesiva. La politización del debate ha impedido igualmente tomar medidas drásticas para contrarrestar las tendencias recesivas que pueden agravarse. Las causas no coyunturales de la crisis económica tienen que ver entonces con el deterioro de la balanza corriente, que se inicia a comienzos de los noventa, la liberación cambiaria y la aceleración de la apertura comercial por parte de la administración pasada y no en el problema fiscal, como lo han señalado muchos. González le reprocha a los economistas del gobierno Gaviria la ausencia de un reconocimiento de sus responsabilidades en la crisis actual y a los samperistas su diagnóstico equivocado sobre la misma y su incapacidad para tomar medidas correctivas drásticas.
 
Inicio de la página